VICTORIA MÁRQUEZ

Nació en Venezuela, en una ciudad llamada Baruta, en el estado Miranda. Su niñez estuvo marcada por sus prácticas de Danza Contemporánea, su amor por el arte y por una profunda curiosidad en encontrar la verdadera razón de la vida. Escritora por afición desde los 12 años y actriz de Teatro desde los 19 hasta los 29.

Desde adolescente se asomaban sus habilidades de comunicación y liderazgo, así como su amor y compromiso con el trabajo educativo y humanitario, dando clases de baile en escuelas y pre-escolares y siendo participe de grupos como los Boy Scouts e Interact, grupo juvenil del Rotary Club. En este último ejerció como Presidenta y fue la organizadora del único Congreso Distrital que, hasta la fecha, se ha desarrollado en la ciudad de La Victoria como sede de este evento.

Dio su primera conferencia a la edad de 17 años en la empresa Polifilm de Venezuela.

Es egresada de la  Universidad Católica Andrés Bello, donde estudio Comunicación Social mención Publicidad y Relaciones Publicas.

Inició su vida laboral trabajando en las agencias publicitarias Grupo Imagen 21 y Brava Idea Publicidad. Incursionó como periodista en la Cámara de Comercio e Industria del Municipio José Félix Ribas y en 103.9 FM, pero su espíritu aventurero y sus ansias de desarrollo la llevaron a los Estados Unidos de Norteamérica durante un año, donde comenzó a estudiar el tema del crecimiento personal. Regresó a Venezuela a desempeñarse como educadora en la Unidad Educativa AFIN y en el Instituto Universitario de Tecnología Antonio Ricaurte IUTAR, y desarrolló un exitoso negocio de mercadeo en redes.

Su juventud no acalló su incesante búsqueda interior por encontrar el sentido de la existencia, así que pasó años devorando libros y asistiendo a talleres con múltiples y diversos oradores, experimentando con distintos métodos y prácticas de autoayuda.

En el año 2002 parte a Costa Rica para realizar una Maestría en Docencia Universitaria Mención Artes Escénicas, pero una vez más es atraída por el tema espiritual al realizar un curso que la hace tener una experiencia de paz muy profunda por la cual decide irse a la selva colombiana y recluirse por un año en un Centro de Meditación donde logra su Maestría Individual.

Dedicó 6 años como voluntaria de la Fundación Internacional sin fines de lucro “Isha, Educando para la Paz” viajando por Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay, dictando cursos y apoyando a miles de personas de distintos países, creencias, estatus y generaciones a transformar sus vidas a través del amor.

Es Life Coach, y actualmente se define como una posibilitadora que facilita esperanzas y oportunidades. “He decidido quedarme en Venezuela porque creo en este pais. Tengo la conviccion de que todos tenemos una historia que vale la pena ser contada, solo hay que tener esa vision que nos permita darle valor a nuestra propia vida y salir a la calle a causar todo lo que merecemos para comprobar que, SI es posible”