Cuando se habla de Marketing se tiene que hablar de consumidores porque  es un concepto inglés, traducido al castellano como mercadeo o mercadotecnia, que se trata de la disciplina dedicada al análisis del comportamiento de los mercados y de los consumidores; con el objetivo de captar, retener y fidelizar a los clientes a través de la satisfacción de sus necesidades.

Ahora bien, el consumidor de ayer y el de hoy no son los mismos. Aunque el consumidor siempre ha tenido poder, poco podía hacer en el ayer ante las grandes marcas, porque a pesar de que tenía voz, los medios de comunicación con los que contaba solo eran la prensa, la radio y la televisión, esto no le permitía que el pudiese hablarle directamente a las marcas y ser escuchado por ellas. Además, las comunidades a las que pertenecía el consumidor de ayer eran sus familias y vecindarios, para promoverse como comunidad requería de un inmenso esfuerzo.

Hoy, vemos un consumidor que expresa siempre sus emociones donde quiere y con quien quiere, más allá de su círculo de influencia. Las redes sociales están abarrotadas de manifestaciones de afectos y emociones. Nos enteramos cuando una chica se peleó con el novio o cuando le dieron un ascenso en el trabajo, y no solo de quien conocemos sino de los que nunca hemos visto, porque con el poder que tiene logra viralizar su mensaje y decide que marca le gusta o no le gusta. La globalización del social media ha hecho que el consumidor diga lo que piensa y siente, y aunque las marcas no lo quieran escuchar, es inevitable, basta con un twit en la cuenta de la marca y listo, es tan fácil como un clic. Aunado a eso, las comunidades ya no están solo en el hogar, en la escuela o en la urbanización donde vivimos, gracias a las tecnologías puede promoverse ya no como un consumidor aislado sino como una comunidad que se reúne alrededor de una misma visión y que comparte los mismos esfuerzos. En donde mejor podemos ver eso claramente es en las redes sociales, allí se encuentran esos consumidores de hoy, que están creando, compartiendo, comunicándose, enamorándose.

Todo esto lo que nos dice es que la gente ya no sigue a los iconos ni a las marcas, la gente sigue a la gente. Lo primero y más importante son las personas, ellas tienen el poder y son las que deciden sobre las marcas ¿Qué podemos hacer entonces para que en un mundo como el de hoy,  que ha cambiado y evolucionado tanto, los consumidores nos elijan a nosotros por sobre los demás? Conectar, a través de historias, experiencias relevantes y emociones. Tenemos que saber qué siente, qué quiere, qué sueña, qué ama, qué teme, qué apasiona y hace feliz a nuestro público. Más que vender algo debemos representar algo, llegar a la mente y a los corazones, establecer relaciones más profundas y significativas.  Porque las conexiones logran mantenerse en el tiempo generando compromiso, si logramos fidelizarlos a nosotros, estaremos logrando construir nuestra propia comunidad, donde le damos experiencias personalizadas a cada usuario y ellos pasan a ser parte de la marca. Necesitamos pensar en la gente como parte de nuestras marcas, no como nuestros consumidores. Que tu marca sea de la gente, por la gente y para la gente.

Este es el Marketing que mueve al mundo, muchas empresas lo utilizan hoy. Tenemos que aprender a vender experiencias, la gente se cansó de la publicidad que promete y no cumple y es capaz de decirlo. De hecho, un estudio de marketing llamado “Proyecto Reconnect” comprobó que los consumidores de países donde el consumismo está avanzando ansían encontrar alternativas que los hagan sentirse bien, buscan la autenticidad y transparencia, no la perfección, incluso confían más en una marca que se equivoca y pide perdón que en una que vende afirmaciones engañosas. Un ejemplo de esto fue el retiro del mercado  que hizo la empresa Johnson & Jonson’s de su producto Tylenol, la manera transparente en que lo hizo fortaleció la confianza de la gente en la marca.

Isra García, especialista en marcas y conocido escritor y conferencista español dice que el marketing masivo, intrusivo e indiscriminado, no está funcionando. Las audiencias están cansándose de tantos anuncios digitales o de las mismas tácticas de siempre, quieren humanidad, quieren que te dirijas a ellos y seas humano. La buena práctica del Marketing en el futuro exige que tengas en cuenta tres aspectos muy importantes: Propósito, no solo hacer mejores cosas, hacer las cosas mejor. Necesitas pasar de una propuesta de producto a  un propósito de marca. Principios, utiliza los valores de tu marca para entregar un valor significativo. Es mas importante lo que haces que lo que dices. No solo lo digas, hazlo. Participación, no interrumpas a las personas, haz que se involucren. La participación es más eficaz que la promoción,  y aprender algo es el motivador principal para impulsar el compromiso.

En un mundo como el de hoy tenemos entonces que hacernos definitivamente expertos en vender experiencias, porque son estas las que tienen el valor económico, y aunque parezcan una abstracción, podemos medirlas para saber cuánto hemos logrado. Las grandes corporaciones ya utilizan software especializados para medir el alcance y efectividad que están teniendo, al hacer que sus consumidores experimenten sus productos y marcas. De todos modos si te preocupa no contar con estas herramientas, lo que no lo puedes medir a través de un software costoso, lo profundiza e interpreta la persona. Volvemos a las personas, tú, yo, somos nosotros los que tenemos el poder. Es en las personas donde encontraremos las conexiones, reflexiones, motivadores, esos que trascienden y alinean los valores de la comunidad con los valores de las marcas, y los valores de las marcas atraen más que el mismo producto. La mejor publicidad apela a las emociones y valores de la gente. El papel de la marca ya no es solo transmitir sino escuchar, participar e inspirar acciones porque la gente se siente más comprometida cuando participa, así que da a la gente algo en que creer no solo algo que comprar. Si quieres posicionarte y tener éxito con tu emprendimiento, entrégale a tus consumidores experiencias únicas y relevantes.

Leave A Comment